Ciencia para la vida

Medicina
de
vanguardia

Use el poder de la ciencia.
Aumente su expectativa de vida
agregando salud y bienestar a sus años.

Contacto

La vida humana no puede prolongarse más allá del límite actual Oct 7, 2016

Nuevamente tomo una nota de El Observador para comentar un tema de mi especialidad. La difusión del trabajo publicado en Nature, (Xiao Dong, Brandon Milholland & Jan Vijg.  Evidence for a limit to human lifespan. Published online 5 October 2016), esta semana tuvo una gran repercusión a nivel mundial, fue tomado por todos los medios, es evidente habla nada menos que de la vida del hombre, este animal único que es capaz de estudiarse a sí mismo, y hoy de modificar su propia biología. Como lo estoy haciendo habitualmente voy a desarrollar mis comentarios sobre los que el periodista expresó sobre dicho trabajo. Mis comentarios están en cursiva.

 

Aunque la esperanza de vida no cesó de aumentar durante el siglo XX, la duración de la vida humana podría haber alcanzado un tope máximo, según un estudio publicado por la revista británica Nature.

"Nuestros resultados sugieren que la duración máxima de la vida humana es fija y está sometida a limitaciones naturales", escribe un grupo de investigadores norteamericanos dirigido por Jan Vijg, que estudiaron la edad máxima alcanzada en una cuarentena de países. Este estudio muy interesante es una investigación demográfica y de él no se pueden sacar conclusiones sobre los mecanismos biológicos de la especie que explica lo que ellos constataron. Yo sí haré algunos comentarios al respecto.

No es la primera vez que la ciencia se interesa por esa cuestión.

En 2014, un estudio francés ya había demostrado que la esperanza de vida desde hace algunos años parece estar alcanzando un tope, tanto entre los atletas de muy alto nivel como de los "supercentenarios" (personas de más de 110 años).

De momento, ningún supercentenario logró igualar o superar el récord de longevidad de la francesa Jeanne Calment, fallecida en 1997 a los 122 años. Esta persona es el humano que más ha vivido constatado por documentos fehacientes, vivió 122 años y 7 meses. Ella llegó al límite biológico natural de longevidad de nuestra especie. ¿Por qué hay un límite de longevidad en todas las especies? Luego lo veremos.

Al estudiar a los "supercentenarios" en cuatro países (Francia, Japón, Gran Bretaña y Estados Unidos), los investigadores norteamericanos descubrieron que la edad máxima de deceso había aumentado rápidamente entre 1970 y 1990, antes de alcanzar una meseta en 1995.

Después de esa fecha, la edad máxima de deceso comenzó a bajar ligeramente, del orden de 0,38 año por cada año, entre 1995 y 2006.

Desde el fallecimiento de Jeanne Calment, "los decanos de la humanidad han muerto alrededor de los 115 años y prevemos que eso no cambie en un futuro previsible", explicó a la AFP Brandon Milholland, uno de los autores del estudio. De acuerdo, en las mejores condiciones (una dieta adecuada, actividad física regular, buen control sobre el estrés de la vida cotidiana) los seres humanos, como otras especies, tienen un límite en su longevidad que todos los científicos acuerdan que es de 122 años. Esto es lo que naturalmente esta “inscripto” en nuestra biología (genes, estabilidad del ADN, funcionamiento de nuestras mitocondrias, actividad autofágica, (de hecho el premio Nobel de medicina de este año fue concedido a un científico japonés que hizo aportes fundamentales sobre este fenómeno biológico fundamental), cambios epigenéticos, fenotipo senescente de nuestras células, agotamiento de los nichos de células madres en nuestros tejidos, etc. Lo que quiero decir es que si no intervenimos sobre nuestra biología usando la tecnología médica que ya poseemos, y la que tendremos en pocos años nada mas (como la nanotectonogía) la vida humana tiene un límite, y muy pocos humanos llegarán a él, aunque los centenarios aumentan en poblaciones como la japonesa y la norteamericana. Lamentablemente llegan a esas edades en pésimas condiciones biológicas y funcionales. Sin embargo, un grupo de científicos, liderados magistralmente por Aubrey de Grey, piensan que el envejecimiento es reversible cuando intervengamos sobre sus causas (vean las conferencias de de Grey en internet). Yo pienso exactamente eso, el envejecimiento es un fenómeno aleatorio producido por el desgaste del uso de nuestra máquina molecular, y es reversible con un mantenimiento adecuado. El conocimiento avanza a un ritmo exponencial, y será en este siglo cuando el límite biológico propio de la especie será una anécdota propia de nuestra biología (1.0) totalmente modificable por la tecnología que nosotros mismos hemos desarrollado. Aubrey de Grey dice que el ser humano que va a vivir 1.000 años ya nació.

No excluye que alguien pueda vivir más tiempo, pero las probabilidades de que un ser humano viva hasta los 125 años son casi inexistentes, con "una probabilidad de menos de 1 en 10.000", estima. Siempre hablando de la evolución natural de la especie y de intervenciones médicas convencionales, como bajar el colesterol o controlar la presión arterial.

La esperanza de vida aumentó fuertemente durante el siglo XX, paralelamente a una rápida disminución de la mortalidad infantil y a mejores condiciones sanitarias, señalan los expertos.

Sin embargo, aunque hoy en día un número creciente de personas viva más de 70 años en unos cuarenta países donde existen estadísticas disponibles, el aumento de la supervivencia en personas de más de 100 años comenzó a estabilizarse y luego a bajar a partir de 1980.

Los investigadores admiten que sus resultados "sugieren" --pero no demuestran-- que la duración de la vida humana podría haber alcanzado su límite "natural". Sin duda es así, y esto es debido al llamado límite de Hayflick, biogerontólogo que demostró que las células tienen un número limitado en su capacidad reproductiva (número de duplicaciones), a medida que se van acercando a ese número se van deteriorando en sus funciones hasta que finalmente el organismo como un todo deja de funcionar, muere. La buena noticia que el límite de Hayflick lo podremos cambiar, inmortalizando las células (es decir que se van a ir cambiando con el paso del tiempo manteniendo su fenotipo joven, las viejas desaparecen por autofagia), y sin riesgo de que se cancericen.

"Nuevos avances en la lucha contra las enfermedades infecciosas y las crónicas podrían aumentar todavía más la esperanza de vida media de la población, pero no la duración máxima de la vida", señala Vijg.

Para extender la longevidad humana más allá de los 125 años se necesitarían "avances terapéuticos" capaces de "controlar las variantes genéticas que parecen determinar colectivamente la duración de la vida humana", agrega. De acuerdo, y se hará con las tecnologías que describía mas arriba.

"En calidad de científico, nuestro deber es decir la verdad, aunque no sea del todo agradable", agrega Milholland. Según él, las personas que buscan la inmortalidad "seguirán poniendo sus esperanzas en tecnologías que no han sido aún descubiertas" para superar los límites actuales. Esto no es así, las tecnologías están, y habrá nuevas en muy pocos años, llevará décadas sí probarlas en humanos. De hecho investigadores de Harvard ya “inmortalizaron” ratones, que son mamíferos muy cercanos a nosotros…los humanos seguimos. En un futuro, seguramente para nuestros nietos, un humano podrá elegir cuánto vivir, claro, si tiene el dinero para pagarse esas tecnologías. Pero hoy ya es posible hacer cosas en nuestra biología con moléculas que están disponibles y que las evidencias demuestran que alargan la vida y lo más importante, posponen las enfermedades crónicas ligadas al envejecimiento. Entren al sitio web de Human Longevity Inc, donde uno de los científicos más brillantes del mundo, Craig Venter, ha desarrollado tecnologías que nos permiten ya saber los riesgos que tenemos de envejecer rápidamente y qué enfermedades vamos a padecer, esto nos permite intervenir precozmente evitándolas, con la consecuencia de vivir más años saludables. Esto es posible ya!!!!! Esta es la medicina 4P aplicada a aumentar el lifespan y healthspan de los seres humanos. Alvaro Lista Varela