Ciencia para la vida

Medicina
de
vanguardia

Use el poder de la ciencia.
Aumente su expectativa de vida
agregando salud y bienestar a sus años.

Contacto

¿ACCIAROLI, EL SECRETO DE LA LONGEVIDAD DESCUBIERTO? Sep 4, 2016

Voy a comentar una nota que salió publicada en varios medios, en nuestro país en El Observador. Entre comillas estará lo que transcribe la nota, y luego mis comentarios.

“Acciaroli, un pequeño pueblo de pescadores entre el mar y la montaña en el sur de Nápoles, donde más de un habitante de cada diez es centenario…” Es cierto que hay lugares en el mundo donde existen grupos humanos donde la longevidad y la calidad de la vejez son muy superiores a otras zonas de la Tierra. Este es uno.

“Con 81 personas centenarias a principios de septiembre, entre tan solo 700 habitantes, la longevidad de los vecinos de este pueblo ha llamado la atención incluso a los científicos estadounidenses.” Esto da fríamente 8.6 centenarios cada 100 personas. En el último censo de población en Uruguay (2011) los datos muestran que hay un centenario cada 6.537 personas, lo que comparando entre nuestra población y la de Acciaroli nos muestra que en ese pueblo es casi mil veces más probable llegar a 100 años que en Uruguay (aproximadamente). Algo debe explicar esa enorme diferencia!!!!

“Investigadores de la universidad de San Diego en California, con la colaboración de la universidad de La Sapienza en Roma, se trasladaron a Acciaroli esta primavera para estudiar el misterio que encierra esta localidad…” Este tipo de investigación se está haciendo en varias partes del mundo, no solamente en lugares donde existe una prevalencia enorme de centenarios, sino también en los centenarios de lugares comunes, como USA, UE, incluso Uruguay. ¿Qué esperamos de esos estudios? Diferente tipo de resultados. Por ejemplo, qué condiciones de vida (desde la alimentación a la actividad física, etc) se asocian a longevidad y salud; qué marcadores biológicos, desde bioquímicos, genéticos, epigenéticos, etc se diferencian en estas poblaciones longevas y sanas con respecto a otras, las que habitan en el mismo ecosistema y en otros. Esta investigación, hoy ya con resultados robustos, muestra claramente que el envejecimiento no es debido a genes, sino a la acumulación de daños y aberraciones moleculares por el “uso” de nuestra máquina corporal. También se ha demostrado en modelos animales que haciendo un “mantenimiento” adecuado de la máquina biológica se puede prolongar la vida sana de esos individuos experimentales. Sin embargo, la longevidad saludable, sí está asociada a genes, ya se han identificado más de 500 genes que participan en los seres humanos en una vida larga y saludable (lifesapan and healthspan). Entre esos genes los que tienen una mayor participación son los que se asocian al control de nuestra respuesta al estrés (tanto psicosocial, como químico, físico, biológico). Destacándose genes que son sensores de estas situaciones como mTOR1, FOXO, y todas las sirtuinas, especialmente SIRT1. Lo más fascinante es que la manipulación externa de estos genes puede alargar la vida saludable, y esto ha sido demostrado en varias especies incluido el hombre. Luego escribiré varias notas sobre estos hallazgos, que son los que fundamentan ya las estrategias anti-envejecimiento que hacemos.

"Solo comemos cosas sanas", esta es una condición necesaria pero no suficiente para una longevidad sana.

"Comemos mucho pescado, productos del campo que cultivamos nosotros mismos. Tenemos nuestros propios conejos, nuestros pollos. Todo son productos de la tierra". Sin duda esto es muy importante, lo que nos muestra este simple comentario es que estos individuos se alimentan de carnes magras, de animales salvajes (peces) y criados en condiciones “orgánicas”. Pero además, otra cosa importante que nos dice este simple comentario es que son ellos mismos los que se proveen sus alimentos, esto lleva a que tengan una actividad física y cerebral continua. La dieta que comen estos individuos está dentro de la dieta más sana para los humanos que es la fusión de la dieta paleolítica (carnes magras y ricas en omega 3, vegetales, frutas) y mediterránea (aceite de oliva y vino rojo).

“Entre las 80 personas ancianas que participaron en el estudio, 25 de las cuales eran centenarias, ninguna sufría la enfermedad de Alzheimer”. Esto es algo excepcional, tanto como la alta probabilidad de llegar a ser centenario en ese ecosistema. Estudios similares en centenarios en Japón muestran que la prevalencia de Alzheimer es casi del 80%. Es decir, de los centenarios japoneses 8 de 10 tiene síntomas de la enfermedad. Si comparamos con los estudios epidemiológicos en diferentes poblaciones la prevalencia de la enfermedad (demencia) de Alzheimer es de 5% en los sujetos de 65 años y se incrementa al 40% en los sujetos de 80 años. Los datos de Acciaroli demuestran claramente, lo que sabemos, que se puede envejecer y llegar a ser longevos sin demenciarse. Y que la demencia es una patología y no la vía de un envejecimiento cerebral normal.

“Eso sí, todas practicaban una actividad física a diario, como la pesca, el mantenimiento de su huerto o el paseo, en este pueblo de calles escarpadas”. Esta es otra condición necesaria pero no suficiente. La actividad física favorece un fenotipo sano, sin embargo, no aumenta la longevidad. Incluso la actividad física excesiva disminuye la longevidad. Lo que los pobladores de Acciaroli realizan es una actividad física leve, continua, y conectada con lo comunitario. Esto estimula, no solo los beneficios de un ejercicio físico aeróbico moderado, sino el sentido de la vida mantenido a lo largo de toda la existencia, fundamentado en la sobrevivencia y en vínculos estrechos comunitarios que tienen como efecto disminuir el estrés de la vida cotidiana y combatir la soledad.  Estas dos últimas consecuencias de la vida urbana común están en la base del deterioro experimentado por la mayoría de la personas impactando en un aumento de la morbilidad y por supuesto una disminución de la longevidad.

"Muchas de estas personas parece que mantienen una actividad sexual". Esto es también algo fundamental, no solo la actividad sexual es un ejercicio que activa desde la capacidad cardio-respiratoria al sistema inmune, sino que es la muestra de un vínculo sano entre las personas, que potencia el bienestar y aleja la soledad.

“¿Sería entonces el secreto de esta longevidad algo tan simple como una vida sana, al aire libre, un poco de actividad física y un estilo de vida mediterráneo?” A esta pregunta, contesto categóricamente, NO. Lo que demuestran “experimentos” naturales como lo constatado en Acciaroli y en otros ecosistemas, es que la suma de variables positivas, desde el estilo de vida a características genómicas, aumenta la longevidad y la calidad de vida.

"Lo que nos gustaría hacer al final es crear un cuadro clínico que establezca una especie de puntuación que se debe mantener", afirma Salvatore Di Somma, profesor de medicina en Roma. Totalmente de acuerdo. Yo he desarrollado un sistema que llamo patoloma del envejecimiento, que lo que hace es justamente lo propuesto. Poder medir en un individuo cómo está su proceso de envejecimiento, cuantificarlo, y además, poder diseñar una estrategia anti-envejecimiento personalizada basada en el patoloma único de cada persona. Pero además, esto nos permite luego medir si estamos siendo exitosos o no en las metas del plan, es decir, lograr llevar a la persona al mejor escenario socio-psico-biológico para que sea longevo y sano.

Alvaro Lista Varela