Ciencia para la vida

Medicina
de
vanguardia

Use el poder de la ciencia.
Aumente su expectativa de vida
agregando salud y bienestar a sus años.

Contacto

ACTIVIDAD FÍSICA, ENVEJECIMIENTO Y CAPACIDADES COGNITIVAS. Jul 14, 2016

A partir de los 25 años comenzamos a envejecer. Es desde esa edad que nuestra biología comienza a no poder sostener nuestra integridad molecular, celular, y por ende funcional.

Gracias a la reserva funcional de nuestros órganos una persona de 25 años no percibe que su deterioro ha comenzado.

Todos los estudios, moleculares, celulares, funcionales, indican que sí, el declive ha comenzado, y se dará a diferentes velocidades dependiendo de nuestros genes, historia de vida, capacidad adaptativa, estilo de vida, etc. Pero se da, y nuestro cerebro sufre las mismas consecuencias. Gracias a la enorme plasticidad cerebral difícilmente somos conscientes de ese deterioro, ni las personas que nos rodean lo perciben. Pero los estudios funcionales sí ponen en evidencia una caída de las capacidades computacionales cerebrales a partir de los 25 años. ¿Qué hacer para enlentecer ese proceso?

En el número de julio-agosto 2016 de Scientific Am Mind los autores señalan 10 items para “building a better brain as we age”. A saber:

1.       Ver en los antecedentes familiares si hay deterioro cognitivo, tratar de educarse, aprender un segundo idioma, música, y evitar el rechazo afectivo.

2.       Comprometerse y practicar actividades físicas e intelectuales.

3.       Mantener y cultivar vínculos sociales.

4.       Salir al exterior y explorar nuevas experiencias.

5.       Relajarse y ser feliz.

6.       Evitar gente “bajoneante”, especialmente de la familia.

7.       Ser considerado y diligente.

8.       Dedicar tiempo a actividades significativas y dirigidas a metas.

9.       Cuidar la salud cardiovascular.

10.   Ingerir una “dieta para la mente” (sic), pescado, vegetales y frutas frescas.

Por supuesto que pienso que estos 10 puntos son importantes. Claro que algunos parecen ingenuos, como el 5, “ser feliz”, como si fuera así de fácil, lo pongo en la lista de cosas a hacer y lo hago.

Pero además, aunque podamos cumplir con esos 10 puntos, no alcanza. Eso sólo permitiría mantener nuestro cerebro en un estado funcional “óptimo” hasta cumplir con la expectativa de vida estadísticamente válida para nuestro género y sociedad. No es poco, pero…

¿Qué quiero decir con esto? Que para poder vivir más y mejor no alcanza con lo “natural”, hay que intervenir con acciones que modifiquen el “destino” biológico de nuestro envejecimiento. En próximas notas iremos revisando lo que ya podemos hacer!!!!

Pero volvamos al objetivo de la nota, compartir con ustedes las conclusiones de una revisión que será publicada en papel en diciembre de este año, (Gajewski PD and Falkenstein M. Physical activity and neurocognitive functioning in aging-a condensed updated review. Eur Rev Aging Physical Activity. 2016, 13:1-7).

Loa autores concluyen que la actividad física (ejercicio) aumenta las capacidades cognitivas. Los cambios cerebrales producidos por el ejercicio (aeróbico, de coordinación, de fuerza) se correlacionan con una mejoría de las funciones cognitivas superiores (memoria, capacidad de incorporar nueva información, capacidades ejecutivas, etc). Sugieren que la danza, que afecta funciones físicas, de coordinación y cognitivas, ofrece un beneficio máximo en la preservación y mejoría del “fitness” físico y mental a edades avanzadas.

Por supuesto que estoy de acuerdo con lo expresado. Pero qué sucede en la realidad: 1. La mayoría de las personas son sedentarias; 2. El sedentarismo aumenta en forma lineal con la edad; 3. Muchas personas (entre las que me incluyo) no desean, ni disfrutan, el ejercicio; 4. Otras muchas no pueden hacerlo por discapacidades de diferente índole. ¿Y entonces?

La respuesta es la fármaco-mimética. ¿Qué es? Es lograr los mismos cambios moleculares, celulares y funcionales del ejercicio activando las vías biológicas con moléculas (naturales y sintéticas) que ingerimos en cápsulas, comprimidos o infusiones. (Shunchang LI and Laher I. Exercise pills: at the starting line. T Pharmacol Sci. 2015, 36(12):906-917).

Es el momento para que empecemos a usar la tecnología biomédica para aumentar nuestras funciones biológicas y preservarlas durante el mayor tiempo posible.

Si no te gusta hacer ejercicio o no puedes…la ciencia te brinda hoy la oportunidad de tener los mismos beneficios biológicos sin mover un músculo.

Alvaro Lista